Los 100 años

Avatar de Usuario
Ecco
Mensajes: 44
Registrado: Vie Oct 30, 2015 11:44 pm
Contactar:

Los 100 años

Mensajepor Ecco » Jue Ago 22, 2019 5:25 pm



Los cuervos parecían volar con plumas encantadas en fuego, tras las noticias que solo unos pocos aguardaban y jamás querían ser leídas, pues traían nuevas de la caída de los exploradores más allá del Muro de Damian. Con rapidez se movilizaron valientes guerreros, granjeros, comerciantes, sacerdotes, y cualquier hombre o niño capaz de portar un arma… pero no quedaría más que el polvo de sus huesos.

Hoy día, algunos de ellos son reconocidos en canciones de tabernas o lindas escrituras, incluso algunos bardos también condecoran a los caídos en canciones de chimenea y lumbre, o en adornadas tumbas floreadas y estatuas, pero muchos otros son pasto del tiempo y el olvido.

Encontrado el cadáver del joven Rey Ziban, el trono quedaba vacío, dando lugar a disputas, conspiraciones y ambiciones de la alta y baja nobleza. Afortunadamente, tras la plaga, el trono pasó a un segundo plano, dejando así a todos diezmados, sin recursos, viendo con ojos verdaderos las caras de los Nobles. Etrania sufría.

No quedo habitante vivo en Albor, luego del ataque de los soldados Yorath y tropas de los Everlee. Grandes columnas de fuego y humo se podían ver desde la distancia, cuerpos carbonizados y humeando era lo único que quedaba; un festín para las ratas. Los puntos de acceso al asentamiento habían sido cerrados; algunos dicen que fueron destruido por las tropas Everlee, otros rumores hablan que cayeron por cuarentena; nadie sabe con certeza.

La fortaleza oscura, se mermó bajo el azote de la plaga. El corazón de la Casa Blackhelm fue devastado. Muerte, oscuridad y muchos dicen que incluso miedo. Sus hombres huyeron con las manos vacías, y los más arriesgados, con lo que pudieron cargar. En su mayoría se refugiaron en Rostow, aunque muchos buscaron sitios más alejados para rehacer sus vidas sin temor a la plaga. Se desconoce descendencia alguna de los gemelos Ser Eric Blackhelm y Ser Walker Blackhelm, quedando atrás días de gloria del señor del Puño, Lord Ferdinand Blackhelm.

En la punta opuesta del continente, las disputas seguían entre la Casa Da Silva y la Casa Mendoza, siendo éstos últimos acusados por el único heredero de la Casa Da Silva, y logrando su cometido: culpar a los Mendoza de la plaga y a sus conocidos caballos como dichos portadores. Los Mendoza huyeron, dicen que cobijados por los Everlee controlan todavía sus tierras y posesiones. Por parte de la Casa Da Silva, el último en mostrarse con vida fue Bruno Da Silva, aun que su paradero también es desconocido, algunos afirman haberlo visto. Lo único que verdaderamente se sabe es que los vientos han cambiado.

Mientras tanto, la Casa Daengar lo perdió todo. Jamás pudo recuperar sus tierras. Años tras la plaga, hombres de mar llegaron a sus costas en botes pequeños, incluso río arriba. Actualmente se cree que viven escondidos en los pantanos, haciéndose pasar por estibadores y barqueros. Sus descendientes Brain y Tom, se creen muertos y sin descendencia, tras ser enviados en tiempos de la plaga por su padre Lord Peter Daengar a Rostow. Saben los Siete si los acogió el culto.


Los mares vieron presencia de la Casa de la Baie. Tras la plaga las ciudades necesitaban alimento, pieles.. En definitiva comercio, productos para reavivar y normalizar la situación. Algunos miembros se quedaron en Rostow, otros como Ser Luda de la Baie, se hizo a la mar. No tomó posesión de su herencia en tierra firme, y según las malas lenguas, dícese que se muestra capitaneando en ultramar acompañado de piratas de Zabor.

La Casa Oakheart y la Casa Van Eyck lograron limar asperezas y consiguieron unir ambas casas tras la plaga. El resultado fue un firme lazo matrimonial entre Ser Ender Oakheart y Lady Lydia Van Eyck. Ambos con reputados padres, el famoso caballero de la extinta Orden de Thanatos, Lord Arys Oakheart, y la última hija de Lord Blad Van Eyck, heredero de la bahía Brisman.


Tras un letargo, Rostow despertó de la mano de un joven de gran corazón puro y devoción hacia Gibil, confinado en fama tras sus hazañas y un gran memorándum. Sus dotes sociales le dieron el apoyo del pueblo, que poco a poco se reconstruía y pedía con ansias de progreso, una nueva era. La coronación del joven Marcus Milek a ojos de Rostow llegaría tras la vaga promesa de libertad, a un pueblo que clamaba un avance económico y mercantil, y ni que esto fuere pactado con el propio Gibil como testigo, así fue.

Parecía tocado por la mano del propio Dios, restaurando el temor de los mortales hacia los dioses, ganando el rechazo de los seguidores de Thanatos y de la Casa Everlee sobre su pueblo. Los Etranios estaban invadidos por un cierto temor, curiosidad y rechazo. Pensaban que el nombramiento del Rey Milek, era cosa del mismísimo Gibil, o al menos que estaba favorecido por su poder, logrando consigo darle más fuerza a su recién creada Legión del Fenix y Sacerdotes de la Llama. El joven, poco conformista, exigió que fuese llamado Milek el Rey Fénix, adorador al culto de la Llama y al gran fuego eterno.
Así se lo había hecho saber Gibil.

Pero todo norte tiene su sur, y toda luz su sombra. La Casa Everlee no veía con buenos ojos el poder del joven y el nombramiento de prácticamente un único Dios. Menos el coronamiento popular. Dado el rechazo sufrido a los seguidores de Thanatos, los Everlee se encargaron de crear templos ocultos, en las profundidades de los cimientos de las casas, incluso se dice que el propio Thanatos se manifestó para prestarles ayuda. Se rumoreaban rituales, ofrendas y sacrificios. No transcurrió mucho desde que dejaron de ser rumores, dando lugar a los primeros brujos capaces de levantar muertos dd sus tumbas.

Tras el peligro inminente de la Casa Everlee y su mala praxis, el Rey Fénix decidió acabar con la estirpe, llevando la luz de Gibil para sucumbir a la oscuridad creciente. Los exploradores marcharon confiados en que sería una fácil tarea, pero lo que allí encontraron fue algo que jamás nadie imaginaría, la Casa Mendoza con toda su poderosa caballería era la grosa protección de los Everlee.
No era el momento de revivir el hedor a muerte en Etrania, no después de la plaga, aun así, la guerra tornaba inminente. Milek el Fénix no perdonaría la traición de la Casa Mendoza, y decretando así, enemiga del reino a la Casa Everlee y sus seguidores junto con todos los oscuros rituales a Thanatos.

El joven Rey tiró de audacia y a escondidas de las nobles Casas del sur, y sin mostrar sus intenciones, nuevamente tras un acto heróico, consiguió desplegar su poderosa Legión. Aguardó y sufrió diluvios, noches enteras en pequeñas trincheras escondidas bajo matorrales y arbustos, entre arboledas y con escasos alimentos.
Una vez calmados los ánimos, aprovechó el momento y atacó con la fiereza y velocidad de una chispa llameante, y la Casa Mendoza vio diezmada su caballería. Confundida y sin líderes, no fueron rival para la Legión Fénix. La Caballería Mendoza vio aquí su fin, pues ni los jinetes ni los caballos más poderosos de los Mendoza fueron rivales para la Legión del Rey, dejando allí una pequeña guarnición para que los rebeldes no reclamen las tierras y para que se hagan cargo de la liberación de todo esclavo bajo la clara advertencia que así quedó redactada en los pregones del Rey: “cualquier Casa que se una a los Everlee, sufriría las mismas consecuencias”.

Las tierras de la Casa Mendoza fueron decretadas tierras de nadie, y todos los esclavos y prisioneros fueron liberados, prohibiéndose la esclavitud en cualquiera de sus maneras.

Sabía el Rey Fénix Milek que debía acrecentar sus fuerzas. Decidido así a contraer matrimonio recién establecido en Rostow tras la batalla. Allí tomó como esposa a Lady Lissandra Yorath, hija de Lord Fearghus Yorath, el último heredero de la casa Yorath.
Tras largos años sin descendencia, el Rey decidió que un sobrino suyo sería el heredero, trayendo esto dudas sobre su legado y si dejarían en buenas manos  Etrania.

¿La Casa Everlee estaría dispuesta una vez más a mover su ficha de ajedrez?


Ya con un Rey Fénix Milek viejo y débil, golpeado por la vida y con su sobrino como mano derecha, los cuervos traen consigo malas noticias y rumores a las calles de Rostow; criaturas extrañas se esconden en la niebla en tierra Everlee; historias de brujos invocando seres demoníacos y poderosos, dan escalofríos a los etranios; los Sacerdotes de la Llama, por orden del Rey, están buscando respuesta a todos estos nuevos acontecimientos, deseosos de llegar a la fuente de poder de estos llamados nigromantes.


Una vez más corren aires de miedo y muerte.

“Hablaís como un hombre que desea huir; amáis demasiado esa rubia cabeza, que tan bien la quereís guardar…..”

Volver a “Anuncios”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado