Lobos en la noche

Donde todos los habitantes de Etrania podéis colgar vuestros relatos y mensajes dentro de rol.
Avatar de Usuario
Boisguilbert
Mensajes: 73
Registrado: Jue Jul 13, 2017 5:36 pm

Lobos en la noche

Mensajepor Boisguilbert » Lun Sep 30, 2019 6:44 pm

Sara se despertó sobresaltada. Lo que pensó era una pesadilla en medio de la noche pronto se fundió con la roja realidad, y el aullar de los lobos que la perseguían en sueños no se apagó cuando abrió los ojos.

Se levantó de su jergón y salió corriendo a la puerta de su cabaña. Vio, con ojos aterrados, cómo un lobo enorme de pelaje oscuro destrozaba con colmillos como dagas a su vecino Thomas, quien gritaba desesperado en su agonía. El monstruo levantó la cabeza y le miró mostrando su dentadura empapada en la sangre de su víctima. Gruño y se lanzó a por ella aullando, casi saboreando ya a su nueva presa.



Imagen


La joven dio un grito y alcanzó a cerrar la puerta, que a duras penas pudo soportar el enorme envite del cuerpo de la alimaña al impactar.

Sin mirar atrás, salió por la pequeña puerta trasera de su vivienda y corrió, corrió como si todos los demonios la persiguieran, rumbo a las luces que a una cuarto de legua anunciaban la presencia de las torres de Rostow.

El pánico dio alas a sus piernas, y llegó jadeando a las puertas donde los guardias le vieron caer exhausta.

- ¡¡¡Lob… lobos!!! – acertó a decir sin aliento - ¡¡¡ Nos están matando, ayuda!!!

El sargento Greentorch, al cargo de la puerta de la reina Elizabeth, le miró de soslayo interrumpiendo la conversación con un tratante de vinos.

- Niña… no molestes. Están aquí hablando los mayores.

Un variopinto grupo de deslabazados personajes contemplaron la escena.

- Ya veo que la guardia no cambia sus costumbres… - dijo un hombre desaliñado, alto y enjuto.
El soldado se encogió de hombros

- No me jodas, Sadwing, tú mejor que nadie sabes cómo va esto. No me pagan por complicarme la vida fuera de estos muros. Si los lobos o lo que sea vienen, les daremos para el pelo, pero mientras estén fuera de la ciudad…

Se giró y continuó indiferente su conversación.

Sara imploró mudamente a los desconocidos con una mirada desesperada. Una joven rubia y sonriente asintió con la cabeza.

- Chica, no hagas caso estos cabezas huecas. Te seguimos, guíanos.

Uno de sus acompañantes gruño enarbolando su maza, otro empuñó un hacha de leñador y una segunda joven asintió. Un quinto, barbudo y medio calvo, abrió la boca para decir algo pero calló y encendió una antorcha
La joven rubia se giró mirando a sus acompañantes:

- ¿Me vais a dejar sola? – su sonrisa era tan insultante como bonita – Calvo, UlriK, Jack, Sadwing… ¿Denisse y yo contra todos? Qué poco hombres…

- ¡¡¡ A ellos!!! – gritó Ulrik

Guiados por Sara, el grupo cruzó rápidamente la distancia que le separaba del poblado… y ahí encontraron una escena dantesca. Varios campesinos yacían con sus tripas al aire, sus ojos vacíos de vida mirando al cielo, mientras una docena larga de lobos los devoraban.

El macho dominante de la jauría, el mismo que había atacado a la joven campesina, mostró sus dientes y se lanzó al ataque, seguido por dos de sus hermanos.


Imagen



Volaron los tajos, los golpes de antorcha, los mazazos… y al precio de varias heridas profundas el lobo líder y uno de sus compañeros de camada yacían muertos.

El resto de animales retrocedieron agrupándose… y comenzaron a acercarse por varios sitios a la vez. El pequeño grupo de humanos se vio rodeado por una docena de lobos… la sangre de los animales se mezclaba con la suya propia

- Sin dramas… - dijo la joven rubia sonriendo a sus compañeros - ¿O acaso esperabais vivir para siempre? Vamos, perrito… - apuntó con su espada a uno de los lobos – ven si tienes huevos.

Un largo silbido surgió del linde del bosque cercano a las casas de los campesinos. Todos miraron en esa dirección y vieron cómo del bosque surgía la figura de un hombre de dos metros, vestido con una piel de ciervo, acompañado por un gigantesco oso pardo.

Imagen

Levantó un cayado y apuntó con él a los aventureros:

- Vosotros… - su voz era profunda y lenta – profanáis nuestros bosques, taláis nuestros árboles, matáis a nuestros hermanos para arrancar sus pieles, horadáis las cuevas donde dormimos para extraer avariciosos sus riquezas…

Golpeó con fuerza el suelo , levantando una ola de polvo y hojas secas.

- ¡Temeréis nuestra cólera ¡ La Vida no perdona, la naturaleza no olvida… y sabrá defenderse.
Retrocedió al bosque, seguido por el oso y el resto de los lobos.

- Hoy nos vamos pero… sabed que somos muchos, y no todos tienen mi piedad…

El maltrecho grupo se quedó mirando al bosque en el que se había perdido el hombre.

- ¿Qué habrá querido decir? – preguntó Denisse - ¿Hay más, hay otros?

El hombre calvo se encogió de hombros

- Vete tú a saber… lo único que sé yo es que nos pagarán bien por esas pieles de lobo… y que quedándonos aquí poco más vamos a ganar. Media vuelta y a Rostow, por hoy ya he visto bastante naturaleza.

Los cinco se retiraron, dejando que Sara y otros campesinos malheridos que se iban acercando se ocuparan de los muertos.

Mientras tanto, no muy lejos, con las primera luces del alba, otros campesinos asistían aterrados a otro tipo de pavor cuando vieron la oscuridad que se cernía sobre ellos…

Imagen

Continuará... pero para eso necesitamos, oh lector, más espadas, más ideas, más aventureros que vengan a ayudarnos...

¿Te atreves?

Volver a “La Plaza”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado