Inquietud en el Arrabal

Donde todos los habitantes de Etrania podéis colgar vuestros relatos y mensajes dentro de rol.
Avatar de Usuario
Staff
Mensajes: 62
Registrado: Mar Oct 01, 2019 3:27 am

Inquietud en el Arrabal

Mensajepor Staff » Sab Feb 01, 2020 6:01 am

Personas extrañas frecuentan el Arrabal. El movimiento en esa zona se hace patente. Los mendigos están inquietos... ¿Qué sucede en el antiguo campamento Oackhearth?

Imagen

// Evento hoy, dia 1 de febrero 2020, por la noche.
Avatar de Usuario
Kerohs
Mensajes: 98
Registrado: Dom Dic 06, 2015 9:48 am

Re: Inquietud en el Arrabal

Mensajepor Kerohs » Dom Feb 02, 2020 1:31 pm

Lo sucedido, desde el punto de vista de Amaris

- Van a sacarlos de allí Madre - Confesó uno de los pajaritos de Amaris tras el ventanuco de madera - Y la milicia se ha propuesto hacerlo de cualquier forma. Os piden ayuda.


Su Fe era fuerte, pero su maestra le había enseñado los pormenores de las negociaciones. Así que sabía que debía acudir a ayudar a los mendigos en el último momento, para que la presión fuese tal, que no tuviesen tiempo de cavilar una revuelta. En cuanto la milicia se reunía en la plaza del banco, Amaris se puso en marcha.

Llegó pocos minutos antes que ellos al arrabal, con la urgencia dibujada en el rostro. Oculta bajo la toga de sacerdotisa, llevaba la armadura de cuero, y la maza bien equilibrada atada en el cinto, para que no se moviese al cabalgar. Nunca está de más ir bien protegida, por si la negociación fallaba.

- La guardia viene para acá, y os van a echar. - Soltó Amaris a los mendigos que conocía más - Recoged vuestras cosas, y acampad al Este del Templo, os daremos refugio.
- Pero Madre - dijo una de las mendigas mientras sostenía un bebe llorón y sucio en brazos - Aquí tenemos techo, y calor por las noches. ¡No pueden echarnos!
- Ve, y dile a los demás lo que acabo de decir. ¡Corre niña!

Los mendigos empezaron a murmurar, mientras dudaban que hacer, y esperando ordenes de los más rebeldes de entre ellos. Mientras tanto, la milicia, encabezados por el Sargento Steve, pertrechados como si fuesen a la guerra, llegó al Arrabal.
Lloros, malas caras, gritos, y desesperación, pero gracias a los Dioses, ningún derramamiento de sangre. Los mendigos empezaron a trasladar sus pocas posesiones entre todos ellos, en dirección al templo.

- Ya se me ocurrirá algo para explicarme ante los demás sacerdotes...

Cuando los mendigos habían abandonado el lugar, empezaron a oír ruidos en una de las casas. Una de las mendigas, haciendo alarde de un valor muy por encima del que sentía, estaba dejando al descubierto una entrada oculta junto a la chimenea, para que la milicia pudiese actuar por fin contra sus enemigos, los contrabandistas. A pesar de haberse arriesgado, salió a tiempo de la casa antes de que la acusasen de ocultar pruebas, y se perdió entre el gentío.

Una entrada a las alcantarillas... y cargamentos de contrabando como para armar a un ejercito...

Volver a “La Plaza”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados