Cartas desde Rostow

Mensajes roleros escrito por los jugadores desde el punto de vista de los bardos que narran las historias acontecidas
Avatar de Usuario
Boisguilbert
Mensajes: 86
Registrado: Jue Jul 13, 2017 5:36 pm

Cartas desde Rostow

Mensajepor Boisguilbert » Dom Mar 13, 2022 8:45 am

Mi Señor.

Os escribo desde algún lugar del frente. Entenderéis, sire, que no os diga el sitio, por si esta misiva cayera en manos de los enemigos.

Luchamos día a día, con denuedo y valor por Lord Stauton. Sé que nuestra causa es justa y los dioses nos otorgarán la victoria segura pues la verdad está de nuestro lado, loado sea Gibil.

Me gustaría decir que la situación es buena, pero hablando de militar a militar, sire, he de confesaros que la realidad es dramática. Nuestras infantería regular al igual que nuestra caballería fue derrotada en una gran batalla en la que perdimos el bastión que usábamos con nuestros aliados de la Guardia de Thanatos. Y tras este revés cayó también el fuerte secundario, luchamos ahora a la defensiva, si bien no podemos evitar que su caballería de la Orden ya llegue a las puertas de Stauton. Nuestro Lord, cuya vida guarden los Siete muchos años, ha recurrido a fundir nuestras tropas restantes en un único uniforme negro y luchamos todos como hermanos codo con codo. Los emboscadores mercenarios que contrató al jefe bandido de la Torre del Arpista están dando un excelente resultado. Son silenciosos, grandes tiradores, letales.

Pero retrocedemos, es un dato que no puede dejarse de ver. Sé que vos, en el consejo de Stauton, sois plenamente consciente de esta realidad, pero no puedo por menos que hacérosla notar, por si algún pisacortes pelotero estuviera cercenando los informes para edulcorar una realidad que es amarga, mi señor.

Por lo que a mí respecta, mi moral es alta, pues sé que es lo que esperáis de mí. A diario entro en combate al frente de mis hombres, siempre inspirado por vuestro ejemplo, por vuestras hazañas en el campo de batalla que aspiro a emular y, no os ofendáis, superar para dar brillo al nombre de la familia. Pero qué razón teníais, padre, al decirnos que la guerra no es un desfile ni una justa de caballería. He mirado las suficientes veces a la muerte a los ojos como para entender que la gloria y el oropel son hermanos de la destrucción y el horror.

Fue un orgullo, mi señor, ser vuestro escudero y luego vuestro portaestandarte. Hoy soy yo quien dirige otros hombres, quien da las órdenes, quien debe preocuparse por contar las bajas y enorgullecerse del número de enemigos caídos.

Debo dejaros, sire. Vuelvo a la lucha, volveremos a atacar la Senda Roja, que es la carretera que conduce de Rostow la pecadora a la ilustre Stauton. Los hombres la llaman así por la cantidad de cadáveres de guerreros y caballos que la jalonan. Son buenos días para ser lobo, para ser oso, no falta la comida.

Besad las manos de madre de mi parte, decidle que el niño que una vez fui y buscaba amparo asustado entre sus faldas es hoy un hombre del que estar orgulloso. Pues eso es lo único que pido a la vida, que Lord Stauton, mi familia y vos oigáis de mis actos y asentáis satisfechos por su valía.

Vuestro hijo, Ser Marcos. “Mi honor es mi fidelidad, larga vida a Lord Stauton”

Volver a “La Taberna”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado