En una cabaña en el bosque invernal...

Aquellos personajes que hayan muerto podrán publicar una esquela de sus vivencias cuando estuvieron vivos y los sueños que se quedaron por cumplir.
Avatar de Usuario
lobo_negro
Mensajes: 117
Registrado: Lun Dic 12, 2016 8:46 pm

En una cabaña en el bosque invernal...

Mensajepor lobo_negro » Mié May 12, 2021 10:08 pm

El bosque se alzaba imponente, sobre las copas nevadas la luna reflejaba su luz dándole un aire casi místico, el silencio reinaba en la noche y en el medio de un claro el humo de una chimenea se elevaba como una columna hacia los cielos.

Era una cabaña humilde pero confortable, de esas que se han ido ampliando por necesidad con los años y no siguen ningún tipo de estética o planificación , en un costado un pequeño establo donde una vieja yegua y dos potrillos dormían en calma junto a las gallinas y a su alrededor una alta pero bonita cerca echa con distintos tipos de madera cambiando del color blancuzco del roble al color rojizo del cedro dando a entender que había sido ampliada igual que la casa a necesidad y con los materiales disponibles, por una pequeña ventana se filtraba la luz y en el interior se escuchaban las voces de una familia.

Imagen

En la improvisada cocina un hombre y una joven mujer lavaban y acomodaban los utensilios que hacía poco habían utilizado en la cena, en la sala principal mescla de comedor y sala de estar un anciano y 4 niños se sentaban frente a la chimenea, el anciano con un gran cofre frente a el revolvía entre antiguos recuerdos sentado en un sillón mientras los niños inquietos sentados sobre una piel de oso gritaban y reclamaban en un caos de gritos discordes… y una anciana tejía con una sonrisa.

_¡¡¡Abuelo cuéntanos una historia!!!, cuéntanos de la secta y los demoños.

_Decía el mayor entre ellos.
_ ¡No no! esa historia da miedo.

_ Reclamaba el menor de los varones, mientras el anciano con una dulce sonrisa les decía.

_Lo siento mis queridos, pero hoy elijen las niñas, por lo tanto, guarden la calma y dejen que sus hermanas piensen.

_ Las dos niñas se miraron una a la otra y con una sonrisa gritaron en coro. _¡¡¡Cuéntanos de la gente tortuga!!!

_ Los dos varones aceptaron resignados mientras el anciano revisaba el enorme cofre, allí junto a unas ya oxidadas cuchillas sin filo, debajo de la capucha de oso y junto a un maltrecho casco vikingo encontró la máscara lacustre que buscaba y mientras se la ponía empezó la historia diciendo…

_No podemos hablar de la gente tortuga sin hablar primero de la toma del fuerte Daengar…


Imagen

_La noche siguió su curso el anciano contaba los hechos con emoción y alegría, miedo y decepción como si al relatarlos los viviera nuevamente , solo se detuvo por el suave sonido de la respiración infantil la cual delato que ya tres de sus contrincantes habían sido derrotados por el cansancio, Una de las niñas aún se mantenía en pie, desafiante, tambaleante, con sus pequeños ojos entrecerrándose hasta que al fin resignada su madre la tomo en brazos, con sus últimas fuerzas antes de caer dormida se despidió de su abuelo…

_ hasta mañana abuelo…

_hasta mañana Fresita …

_ le respondió el con cariño mientras su madre y su padre se llevaban a los derrotados retoños a la cama.

_Tú también deberías irte a tu cama padre…mama ya está allí hace rato…

_Le dijo un fornido hombre de unos 30 años con ojos pardos entre gris y verde portando una capa rojo sangre igual a la que su padre y su abuelo portaron alguna vez.

_Hace frio … esta noche dormiré aquí junto al fuego.

_Respondió el anciano cubriéndose con una manta y observando a su hijo marcharse resignado a su habitación, pero ni bien este se retiró el viejo volvió a su cofre, saco de allí 4 pergaminos y los leyó, recordó aquel día cuando se fue y recordó aquel día cuando volvió, recordó las buenas noticias y las malas, recordó los abrazos de los que estaban y cuanto lloro por la ausencia de los que no, con el tiempo las horas y el sueño también derrotaron al terco anciano, que quedó dormido junto al fuego.
La noche siguió silenciosa hasta que un súbito ruido lo despertó… se levantó alarmado al escuchar el sonido de caballos fuera de la casa, miro a su alrededor, pero no tardo en notar que era el único despierto, alguien golpeo a la puerta, apurado se dirigió hacia ella… ¿quién podría estar fuera en esta noche tan fría?

Imagen

_Abrió la puerta sin mucho cuidado, hacía años que el norte había sido pacificado y los lacustres y demás norteños eran hoy tan civilizados como cualquier rostowita… la sorpresa se reflejó en su rostro, sus ojos abiertos como dos lunas llenas y su boca sonriente como el amanecer invertido en el horizonte allí estaban ellos jóvenes hermosos y fuertes como los recordaba…

Kendra el puño de Alleta, Aryss la sabia, Bastian el bravo, Lem el invisible, Vasher el valiente, Alhana la inocente, Fynk el justo, Kesster el brujo, Taggard el sacerdote, Balder el mercader, Nassur el aguerrido, Juliette la bardo e incluso Simon y Tony con sus cacerolas y herramientas, todos montados en briosos corceles con herraduras llameantes y ataviados con armaduras que brillaban con la luz de las estrellas, una joven doncella blanca como la nieve y pura como el primer amor, extendió su mano hacia él.

El anciano la miro con lágrimas en los ojos y tomo su mano mientras Kendra de un silbido llamaba a Mesías el caballo que él había criado de joven, con sus arrugadas y temblorosas manos tomo al caballo de las riendas y vio como el bosque se habría ante ellos en un camino de llamas que se elevaba hasta el mismo cielo, con valor y decisión el ahora joven monto su corcel y galopo decidido junto a sus compañeros en una nueva aventura, mientras tanto en la cabaña con una leve sonrisa, el anciano se despidió del mundo con una suave melodía…

_ “por donde sale el sol Azrael se esconde con su adiós”

Imagen

Volver a “Cementerio”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado