Sueños negros de plumas blancas

Donde todos los habitantes de Etrania podéis colgar vuestros relatos y mensajes dentro de rol.
Avatar de Usuario
Zharys
Mensajes: 5
Registrado: Lun Oct 14, 2019 9:59 pm

Sueños negros de plumas blancas

Mensajepor Zharys » Vie Nov 29, 2019 3:55 pm

Zharys dejó caer la espada con todas sus fuerzas, pero golpeó en el suelo. Esas criaturas de dúctiles movimientos se escurrían rápidamente de un lado a otro bajo sus pies. Entre los gritos de esfuerzo del grupo se escuchaba el repulsivo rechinar de los limos, que aparecían desde todos los rincones de esa apestosa cueva. Pasaron de una galería a otra y Jack y Darka se lanzaron al asalto con los limos más peligrosos mientras volaban las flechas de Triss, y el sonido de su arco se mezclaba con gritos de triunfo de los jóvenes cada vez que mataban a uno de esos seres.


Una mezcla de locura y de imprudente valentía hicieron que Zharys se adelantara demasiado, y lo que vino a continuación fue una de las escenas más temerarias que ella había vivido desde su estancia en Rostow. Los limos, a la velocidad del rayo, se abalanzaron sobre ella sin darle muchas oportunidades de movimiento con la espada y, aunque sus compañeros acudieron rápido a protegerla, ya fue demasiado tarde pues la dejaron gravemente herida. Mientras tanto, una de las criaturas más venenosas percibió la debilidad de la joven y se lanzó a por ella, envolviendo su pequeño cuerpo y haciendo que estallara en sonoros gemidos de dolor. El veneno del bicho recorría el cuerpo de la chica y la sangre brotaba de su boca cada vez que tosía y sollozaba. Una vez más, Jack, Triss y Darka la socorrieron derribando al ser que intentaba matarla.


De esa fortaleza que solo brota del instinto de supervivencia, Zharys se apartó de encima al Limo ya muerto y corrió a esconderse. Pero esas fuerzas llegaron a su límite e hicieron que la chica cayese de rodillas y justo después de boca en su propio charco de sangre derramada. Ya no logró identificar quién se acercó a ella para colocarla boca arriba y ayudarla y, aunque pudo distinguir que sus compañeros le gritaban algo, todo se distorsionaba cada vez más a su alrededor. Le acercaban desesperados unas botellas que contenían un antídoto para mitigar el veneno, pero Zharys ya no podía sostenerlas, ni siquiera respiraba apenas. Lo último que sintió fue cómo la sujetaban mientras intentaban a toda costa que se tragase el líquido a la fuerza acercándolo a su boca. Sus párpados se volvieron insoportablemente pesados y cerró los ojos; cesó el dolor, el ruido, el polvo, la sangre y el cansancio.


Oscuridad. Paz. Silencio.


Algo rozó su mano. Abrió los ojos mientras se incorporaba desde la nada muy despacio. Otra vez percibió la mirada fija de un pájaro que se posaba solemne en su dedo índice. Acercó su rostro al animal para mirarlo de cerca y este abrió las alas mientras su gorjeo se perdía en un eco. Zharys se detuvo, ya no se acercó más a él si no que se alejó levemente. Sin dejar de mirarlo, su respiración se aceleraba cada vez más y volvió paulatinamente a sentir dolor, sed, ruido y voces de varias personas. El pájaro transformó sus negras plumas en blancas resplandecientes y echó a volar un segundo antes de que la niña, como todos la llamaban, abriera los ojos.


Imagen

Como un recién nacido desgarrado del sosiego de su madre, Zharys lanzó un grito ahogado a la vez que su cuerpo entero se estremeció con un enérgico espasmo.


Olores familiares, caras conocidas, voces de alivio, de extrañeza, de miedo…

Volver a “La Plaza”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado