Los ojos de la serpiente

Donde todos los habitantes de Etrania podéis colgar vuestros relatos y mensajes dentro de rol.
Avatar de Usuario
Zharys
Mensajes: 5
Registrado: Lun Oct 14, 2019 9:59 pm

Los ojos de la serpiente

Mensajepor Zharys » Mié Dic 04, 2019 10:47 pm

La sangre emanaba de la mejilla del hombre y se resbalaba por su barbilla llegando hasta el cuello, manchando la armadura cada vez más. Ella, con su pequeña mano, cubrió con suavidad la fuente de la herida. Ante sus ojos, dos serpientes gigantescas surgieron de la oscuridad emitiendo repulsivos y ruidosos silbidos que fueron interrumpidos por el impacto de una espada. Zharys se volvió para mirar al guerrero, pero la mejilla que antes tocaba, ahora era una serpiente que repentinamente se volvió para empujar su pequeño cuerpo. La joven se tambaleó, cayó de rodillas y agitó la cabeza aturdida. Levantó la mirada y vislumbró innumerables serpientes de todos los tamaños acercándose a ella para atraparla mientras otras le clavaban sus afilados colmillos. El eco de su aterrado grito retumbó en sus propios oídos mientras intentaba soltarse de esos seres con todas sus fuerzas.

Imagen

Tras unos segundos, las serpientes desaparecieron, Zharys cayó y se encogió de dolor. De repente, el suelo empezó a temblar y un estruendo de piedras abriéndose frente a ella le hicieron retroceder. De la grieta que se agrandaba ante sus ojos se alzó un ser envuelto por un capullo profiriendo chillidos y agitándose con bruscos movimientos. La chica se acercó a esa cosa apresuradamente e intentó, como si la vida le fuera en ello, resquebrajar ese envoltorio con sus uñas y sus dientes derramando sangre, sudor y lágrimas de angustia.

De pronto, alguien tras ella la abrazó con firmeza apartándola de allí. Después, la tumbó boca arriba acabando con toda su ansiedad. Zharys se vio reflejada en los ojos azules del hombre, del mismo color de la mar que tantas veces él evocaba, con esa mirada tan profunda que hacía estremecer cada poro de su piel. Él la besó con fuerza.


Imagen

Zharys despertó con un fuerte espasmo y tomando una bocanada de aire bruscamente, sudorosa, y con los músculos doloridos por la tensión de la pesadilla. Aún no había asomado el sol. Salió de la cama dando tumbos y con la respiración acelerada fue directa hacia la ventana, la cual abrió de manera violenta y dejó caer su torso sobre el alféizar dejando que el aire fresco de la madrugada acariciara su rostro. La noche anterior había sido espeluznante y complicada y, por si fuera poco, ese ser envuelto en el capullo podría ser cualquier cosa, buena o mala, y ella temía que fuera lo segundo. Se sentía insegura y no le quedaba más remedio que confiar en el buen hacer de los brujos pese a la desconfianza de la Madre Amaris, a la que Zharys quería y respetaba. Alzó la vista desde una de las habitaciones de la parte de arriba de la posada, donde se alojaba, y divisó la torre de los brujos a lo lejos, dándose cuenta de que por una de las ventanas aún se veía luz.

<<¿Qué estaría ocurriendo allí?>>, se preguntó mientras observaba recelosa aquel lugar.

Volver a “La Plaza”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado